Suscribiéndote a la Newsletter tendrás todos los tips que necesitas para no fracasar en esta profesión.

Ser Wedding Planner parece una profesión de "sueño", pero...

¿Realmente te lo estás tomando en serio o piensas qué por haber organizado tu boda o una fiesta, sacarás un negocio de ello?.

Si aún no te has planteado estas preguntas, te aconsejo descargar este ebook.

"3 Razones por las que la mayoría de las mujeres que deciden ser Wedding Planner nunca llegarán a tener éxito"

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en SendingBlue, proveedor de email marketing. SendingBlue también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.

AVISO IMPORTANTE

Si estás buscando una Universidad de prestigioso nombre o una academia donde pasar horas viendo fotos chulísimas en instagram, mejor no sigas mirando en esta web, porque nada de esas cosas pasan aquí.

No le dedicamos todo el tiempo que querríamos a nuestra imagen de marca, porque le dedicamos todo el tiempo del mundo, a trabajar con nuestros clientes y al contenido de nuestros cursos.

No somos una escuela que ofrece certificación "oficial" de Wedding Planner. Somos un centro privado que entrega una certificación, de nuestra Escuela, con más de 20 años de experiencia en el sector de las bodas, y que ha formado a exitosas Wedding Planners.

Muchos "likes" están bien, tener un feed de Instagram que envidian las revistas también, la verdad es que son buenas caricias al EGO, pero no generan mucho negocio. Lo que nos gusta es cuidar el trato con nuestras alumnas, dedicar el tiempo a la comunicación directa y mentorizar con cada detalle.

Ahora te hablaré sobre lo que significa ser Wedding Planner en realidad:

Lo que hace a esta profesión diferente y especial es que lleva en si misma (es decir, dentro del mismo paquete) las emociones y el glamour.

Esto puede despertar mucha confusión a la hora de decidir dedicarte a ello como una verdadera profesión.

Si, muchas mujeres cuando les pregunto, ¿Por qué has escogido esta carrera?, me responden:

"Porque me encanta ayudar a las personas, crear cosas bonitas y ver la ilusión en sus caras".

"Porque me encantan las bodas y poder ayudar a organizar un día tan especial".

"Me apasiona todo el mundo de eventos, celebraciones, protocolo a seguir. Todos esos montajes tan bonitos de flores, rincones especiales, etc. poder emocionar sobre todo"

Son motivaciones muy válidas, pero si no están mentorizadas y canalizadas hacia una idea de negocio, pueden acabar generando mucha frustración, y lo peor de todo mucha desilusión. 

Voy a contarte una breve historia para que puedas comprender a qué me refiero:

Es la historia de Raquel y las ilusiones rotas

Soy Caridad Ruiz, y conocí a Raquel en el 2016 en la feria de IFEMA.

LunasdBoda participaba del evento como Wedding Center.

Esta soy yo, en 2016 en IFEMA

La verdad es que, el mundo de las bodas lo tiene todo.

Es muy apasionante e intenso.

Reconozco que es realmente especial el hecho de tratar con clientes que te contagian sus emociones.

Eso, te da un impulso tremendo, para trabajar horas y horas, en convertir sus deseos en realidad.

Es la parte más bonita de este trabajo.

Bien, mientras nos encontrábamos en medio de la feria, conversando con novios, y colegas de profesión, apareció Raquel.

Aquel día tenía un rostro que desconcertaba. Por una parte se le veía muy risueña y empática, y por otro lado se percibía mucha tristeza.

Era como cuando te encuentras con alguien que sonríe con los labios cerrados, mientras sus ojos te dicen, "rio por no llorar".

Me di cuenta que a esa chica, algo le pasaba, así que abordé la conversación y le pregunté:

- ¿En qué te puedo ayudar? ¿A qué te dedicas?

Ella contestó:

- Hola soy Raquel y si te digo la verdad, ahora mismo no sé a qué me dedico.

Hace un año decidí "emprender" (y lo dijo con gesto de entre comillas) para ser Wedding Planner, pero las cosas no han ido como yo creía que irían.

Estaba buscando dedicarme a un trabajo que me llenara, un trabajo que me diera la libertad que necesito. Lo que realmente quería era un cambio en mi vida, y trabajar haciendo algo que me satisficiera.

Así que elegí el sector de las bodas, un mundo que me apasiona desde siempre. Me encantan las novias , la decoración, los detalles... y sé que puedo hacer muchas cosas realmente especiales para ese día.

Me gusta planificar, hacer proyectos... y ver los resultados finales. 

Cuando organicé mi boda, vi lo que es hacer un proyecto con un final hermoso, que llenó de alegría no sólo a nosotros, sino a todos los que nos acompañaban. 

Y quise que esto se repitera muchas veces en mi vida, y que además fuera mi profesión.

Decidí dejar mi trabajo, apostar todos mis ahorros a esta aventura.

Me apunté a un curso de Wedding Planner, muy conocido en el mundo bodil.

Lo cierto es que estuvo guay, unos días que conocí a gente del sector, se podría decir que el Networking no estuvo nada mal.

El ambiente era muy glamuroso, mesas decoradas fantásticas, libretas super chulas para anotar todo lo que nos dirían esos referentes invitados, así como uno que otro manual sobre bodas y esas cosas...

Al terminar el curso, no volví a saber nada más de toda esa gente, mucho networking pero poca aplicación...

Aún así estaba inspirada, y tenía una conocida que se casaba y que me contrató para organizar su boda.

Bueno, aquello no fué tan idílico como me imaginaba. A esa boda le faltó poco para ser un desastre.

Me di cuenta que no tenía ni idea de gestionar un negocio, que no sabía nada sobre este sector y que mis fantasías sobre lo que era ser Wedding Planner, eran solo eso FANTASIAS.

Hoy me encuentro sin un duro, sin bodas para organizar, y lo peor... sin confianza para afrontarlo. 

No quiero hacerte esta historia muy larga, solo puedo adelantarte que, al final conseguimos sacar a Raquel de aquel pozo en el que caen la mayoría de los emprendedores.

Lo importante de esta historia es que seas consiente de que tener ganas es bueno, pero esto es un negocio, no es un hobbie.

Si quieres que te ayudemos a formarte para hacer de tu pasión un verdadero negocio, te invito a que te suscribas a nuestra lista de correo para recibir de forma periódica, consejos para no fracasar en esta profesión.

Además si te suscribes te regalamos nuestro mejor ebook, para que no te pille desprevenida la idea de emprender, y no formes parte de la mayoría de mujeres que fracasan en el intento.

Qué encontrarás en este Ebook

  • Por qué salvar vidas es un subidón, y que tiene que ver esto con decidir ser Wedding Planner. (pág 3)
  • Lo que hacen las mejores Wedding Planner para saber controlar el nivel de ingresos que tendrán a final de año. (pág 6)
  • Lo que debe tender una formación si o si, para convertirte en una Wedding Planner profesional, y no una aficionada.  (pág 8)
  • Entender que el EGO no factura, y con eso no se llega a final de mes. (pág 11)
  • Una definición poco conocida, pero que una vez aprendida, cambiará por completo la forma de enfocar tu negocio. (pág 15)
  • Cómo mover las emociones, para que tus potenciales clientes, no puedan resistirse a querer seguir contigo. (pág 18)
  • Dos enlaces qué si los analizas bien, pueden cambiar el rumbo de tu negocio. (pág 19)

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en SendingBlue, proveedor de email marketing. SendingBlue también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley. 


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies